07/05/2024

¿Sabías que existe una rutina facial simple y efectiva que se adapta a cualquier tipo de piel, desde la más joven hasta la más madura?

En Gley sabemos lo ocupadas que pueden estar nuestras vidas diarias, y que si algo conlleva más tiempo de lo normal, quizás dejamos de hacerlo para dedicarnos a otra cosa. Pero el AUTOCUIDADO es muy importante. Por eso hemos diseñado esta rutina de skincare muy simple, SOTIAG, en la que sólo te harán falta cuatro productos, para lucir una piel radiante y sana. ¿Quieres saber cuáles son?

Sigue leyendo.

Paso 1: Purifica y limpia tu piel con suavidad con nuestro CLEANSER GEL.

El primer paso en toda rutina de skincare es esencial: una limpieza suave pero efectiva. Nuestra recomendación es elegir nuestro limpiador facial a base de ácido hialurónico, extracto de avena y moringa, que eliminará las impurezas y nutrirá tu piel a la vez que la calmará y refrescará.

Paso 2: Hidrata la piel siempre con un buen sérum.

Una vez la piel está limpia y fresca, es el momento de nutrirla con un sérum que se adecue a sus necesidades.Como pensamos en todo, hemos diseñado dos tipos de sérums, para que toda la familia pueda usarlos:

Un miniconsejo. Si optamos por un sérum que contenga vitamina C nos ayudará a darle un toque más luminoso además de reducir las manchas oscuras y promover la producción de colágeno para conseguir una piel más firme y joven.

Paso 3: Mima tu piel y protégela siempre con VITAL CREAM.

Para que tu rutina funcione y sea aún más efectiva, no puede faltar tu crema favorita de tratamiento. Una vez aplicado el sérum, es momento de seguir hidratando y mimando nuestra piel. Nuestra recomendación es usar una crema hidratante, de textura ligera, pero a la vez nutritiva, que se adecue a todo tipo de pieles.

¿Cuál? Vital Cream de SOTIAG devolverá vitalidad a tu piel gracias a su fórmula a base de aceite de moringa, vitamina A y vitamina E, hidratándola intensamente haciendo que recupere su elasticidad, unificando su tono y atenuando las pequeñas líneas de expresión tan molestas.

Paso 4: Un último paso antes de terminar... protector solar.

A pesar de que esté nublado, haga viento o llueva, los rayos UV pueden dañar y perjudicar la salud de tu piel. Por ello, te aconsejamos que todos los días del año, sea la época que sea, utilices una crema hidratante con factor de protección solar (SPF) incorporado, que proteja tu piel del sol, ayudándola a prevenir el envejecimiento prematuro. Nuestra favorita, GLEY SUN CREAM SPF 50, sin lugar a dudas.

Gracias a esta rutina facial, conseguirás tener una piel sana, radiante y protegida. Pero,… Recuerda, la constancia es la clave del éxito. Si quieres obtener resultados, debes seguir esta rutina tanto mañana como noche… Lo sabemos, no lo decimos nosotros, pero tu piel te lo agradecerá toda la vida.

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete y serás la primera en descubrir nuevos lanzamientos y contenido exclusivo.